36.1 C
Venezuela
viernes, febrero 23, 2024

Caso federal contra Luisa Ortega Díaz avanza en Miami

Notitarde – Caracas, 12 de febrero de 2024.  La acusación criminal contra la ex fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, que conduce la fiscalía federal de Miami desde hace al menos 7 años, se ha ampliado con la adición de nuevos testimonios que conocieron de cerca cómo operaba la ex funcionaria mientras estuvo al frente del Ministerio Público de Venezuela, indicaron fuentes.

Varios testigos, incluyendo un ex fiscal venezolano que trabajó de cerca con Ortega y se radicó en Estados Unidos, y uno de los intermediarios que operaba para Ortega, entre otros, han cooperado con las investigaciones federales, según fuentes que conocieron de las conversaciones con fiscales del Distrito Sur de la Florida.

Ortega ya ha sido mencionada como parte de un elaborado esquema de pago de sobornos en un caso criminal en Miami, que resultó en la condena del empresario venezolano Carlos Urbano Fermín.

Urbano Fermín se declaró culpable de conspirar para defraudar a Estados Unidos y admitió haber pagado alrededor de US$1 millón en sobornos a un “fiscal de alto rango”, presumiblemente Ortega Díaz, como manera de asegurarse que la Fiscalía de Venezuela detuviera cualquier investigación de sus multimillonarios contratos de construcción con la petrolera estatal Pdvsa.

El empresario fue sentenciado en mayo de 2022 a una pena de 120 días de prisión, así como 5 años de probatoria.

Ortega atribuyó la confesión de Urbano Fermín como producto de una estrategia del régimen de Nicolás Maduro para provocar una confesión para dañar su reputación.

Pero el caso de Urbano Fermín es apenas uno de varios en los cuales la fiscal Ortega habría recibido numerosos pagos irregulares a través del sistema financiero norteamericano, mientras fue Fiscal General de Venezuela.

Otro de los casos está centrado en los sobornos que presuntamente recibió mientras ejerció el poderoso cargo de Fiscal General en la era chavista, por parte de personalidades vinculadas al sector bancario en Venezuela.

Según una fuente de la oposición venezolana en Miami que conoció de la investigación, Ortega presuntamente recibió pagos de los banqueros Víctor Vargas y Tomas Niembro cuando ambos estaban al frente del Banco Occidental de Descuento (BOD), para controlar las indagaciones de la Fiscalía sobre un esquema de fraude dirigido desde el BOD y subsidiarias en Curazao (Banco del Orinoco NV) y Panamá (Allbank) en la que desaparecieron millones de dólares de cuentas en dólares pertenecientes a miles de cuenta-habientes venezolanos.

La Fiscalía nunca concluyó las investigaciones que implicaban a los directivos del BOD Vargas y Niembro, y actualmente los banqueros no enfrentan ningún tipo de sanciones por la desaparición de los millonarios depósitos.

Vargas vendió sus propiedades en Estados Unidos, incluyendo una mansión de US$77 millones en Palm Beach, una hora al norte de Miami, en 2017 presuntamente para evadir una amplia investigación criminal en su contra por su supuesta participación en esquemas fraudulentos y de pago de sobornos, revelaron las fuentes.

Una historia controversial

Durante diez años, entre 2007 y 2017, Luisa Ortega Díaz ejerció el poderoso cargo de Fiscal General. Fue acusada de haber perseguido judicialmente a venezolanos inocentes y de la oposición, incluyendo el ex candidato presidencial Leopoldo López.

La reconocida activista de derechos humanos Tamara Sujú calificó a Ortega de “inquisidora”, y declaró que no descansaría “hasta lograr que tú y tu grupo de fiscales que persiguieron sistemáticamente, intimidaron, acusaron y criminalizaron a la población, paguen todos sus crímenes”.

En marzo de 2017, Ortega mostró sus diferencias con el mandato del todavía presidente, Nicolás Maduro, y terminó siendo destituida del cargo, huyendo en agosto de ese año en una lancha rápida rumbo a Aruba, y de allí a Bogotá.

En noviembre de 2018, el gobierno colombiano le otorgó a la ex fiscal la condición de refugiada por su condición de perseguida política del régimen venezolano.

En octubre de 2021 solicitó asilo político en España, tras declarar que temía por su vida y que Maduro había enviado sicarios para asesinarla.

Intentos de cooperación

Tras su salida de Venezuela en 2017, Ortega intentó por todos los medios de establecer puentes con la oposición, reconociendo al entonces gobierno interino de Juan Guaidó y denunciando públicamente la corrupción de Nicolás Maduro.

También estableció contacto y gestiones con la Corte Penal Internacional, para aportar “pruebas documentales” de la “violación sistemática” de los derechos humanos en Venezuela.

Pocos meses después de su salida de Venezuela, Ortega Díaz intentó infructuosamente obtener la visa para viajar a Washington. Según una fuente del Departamento de Estado, la negativa a concederle la visa estaba relacionada con una investigación que ya había iniciado sobre el presunto pago de sobornos y supuestos casos de extorsión en los que aparecía mencionada la ex fiscal general venezolana.

A fines de 2017, Ortega contactó a un ex diplomático norteamericano para intentar iniciar una relación de cooperación con la administración Trump. Como muestra de buena voluntad, Ortega consignó documentos sobre posibles casos de corrupción que ella había documentado durante su mandato.

Entre los presuntos casos de corrupción se encontraban casos de sobreprecios en contratos petroleros en los que según ella aparecía vinculado el ex presidente de Pdvsa Rafael Ramírez.

Los archivos incluían documentación de casos de corrupción en el oriente venezolano que implicaban directamente al ex gobernador Tarek William Saab, que fue su sucesor en la Fiscalía General de Venezuela, aunque, son hechos que no se comprobaron.

Otro de los casos presentados por Ortega fue la investigación contra Franco Tortolani, descrito en Venezuela como “el taxista que se hizo millonario por irregularidades en Pdvsa”.

Tortolani pasó en pocos años de ser un taxista a un millonario proveedor de Pdvsa y poseedor de propiedades en los Estados Unidos y otros países.

El ex fiscal y el «Intermediario 1»

Pero mientras Ortega Díaz intentaba desesperadamente obtener la visa para mostrar que tenía el apoyo de Washington, en Miami el fiscal Michael Berger tenía ya en su poder numerosa evidencia que presuntamente implicaba a Ortega con casos de extorsión.

Un miembro de la fiscalía venezolana que conoció de cerca el modus operandi de la Fiscal y su entorno íntimo aporto testimonios cruciales a la investigación del fiscal Berger.

Según testimonio del propio fiscal conocido por este periodista, Berger estaba interesado particularmente en la red de presunta extorsión en la que también participaba el esposo de Ortega, Germán Ferrer.

La abundante información suministrada por el fiscal venezolano se unió al caso probado del empresario Carlos Urbano Fermín, que había sido protagonista del pago de una cuantiosa suma a la ex fiscal general.

Berger también tenía evidencia de una cuenta en Suiza que pertenecía a un intermediario de Ortega Díaz, de la cual habían salido pagos a otras cuentas relacionadas a la ex fiscal, según una fuente familiarizada con las investigaciones.

El “Intermediario 1”, nombrado así en la acusación criminal contra Urbano Fermín, era el abogado José Parra Saluzzo, una persona señalada de operar bajo nombre de Ortega para “solucionar” problemas a empresarios bajo investigación de la Fiscalía venezolana a cambio de pagos sustanciales, durante la administración de Ortega.

Parra Saluzzo intentó cooperar con la fiscalía de Miami para testificar contra Ortega, pero un posible acuerdo fue rechazado por el propio fiscal Berger cuando en una conversación telefónica, Parra Saluzzo mintió acerca de sus cuentas en Suiza, que presuntamente usaba para enviar pagos a Ortega.

Según otra fuente familiarizada con estas negociaciones, la fiscalía de Miami tenía evidencias de que Parra Saluzzo había pagado un viaje de Ortega y su entorno íntimo a la ciudad de París, cuando Ortega era todavía Fiscal General de Venezuela.

De acuerdo a la fuente, Parra Saluzzo facilitó el pago de $350,000 para cubrir los costos del avión privado que rentaron para la ocasión, y la estadía por 10 días para Ortega y su grupo familiar y de amigos.

Parra Saluzzo también presentó a la fiscalía presuntos contratos de asesoramiento a la firma brasileña Odebretch por $7 millones, presuntamente para asistir al conglomerado durante las investigaciones de corrupción de la Fiscalía venezolana.

Las investigaciones del fiscal Michael Berger aún se mantienen activas en la Fiscalía del Distrito Sur de la Florida.

De acuerdo a los documentos de la fiscalía venezolana, Tortolani había usado su empresa Metro Emergencias Equipo Petroleros para obtener grandes contratos de Pdvsa.

Entre otras propiedades, Tortolani adquirió un apartamento en Brickell -una de las zonas más exclusivas de Miami- valorado en 1.3 millones de dólares, y una pequeña flotilla de autos de lujo.

El intento de cooperación por parte de Ortega Díaz fue recibido en Washington con escepticismo.

Investigaciones en Colombia

Adicionalmente a las investigaciones en Estados Unidos, Luisa Ortega Díaz también tiene una indagación abierta en la fiscalía de Colombia desde octubre de 2020.

La justicia colombiana habría emitido una orden de captura en contra de Luisa Ortega Díaz, exfiscal de Venezuela, según informó un medio de comunicación de este país.

De acuerdo a la información de la revista Política y Poder, la orden emitida por la Fiscalí 63 de Bogotá se debió a que Ortega Díaz se ha negado a comparecer ante la justicia de ese país con relación a una investigación en su contra.

La Fiscal local 63 de Bogotá Fanny Ardila Guerra emitió tres citaciones a Ortega Díaz en 2019, dijo Política y Poder. Las citaciones tenían fechas de 10 de octubre, 21 de octubre y 11 de diciembre de ese año. Ortega Díaz debía acudir a la fiscalía en la Casa de Justicia Mártires, en calidad de imputada. Añade la información que en esa ocasión el presidente Iván Duque impidió que el proceso judicial continuara mediante una llamada telefónica a la Fiscalía Local 63 de Bogotá.

La fiscal ha negado públicamente que haya sido requerida en Colombia por una investigación en curso.

“No existe en Colombia ninguna orden de captura o citación en mi contra. Esta es otra mentira montada por el andamiaje comunicacional del régimen criminal que me ataca por lo que hemos logrado en favor de la justicia internacional. No me detendrán”, dijo para responder a tales aseveraciones.

Sigue a El Público TV en TelegramInstagram y X

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Alcalde insiste en que son 30 los muertos por derrumbe en mina Bulla Loca

Alertas 24-Caracas, 21 de febrero de 2024.  El alcalde del municipio venezolano Angostura, Yorgi Arciniega, informó este viernes que 30 personas, entre ellas 13...

Mas Visto